sábado, 3 de octubre de 2009

El carrizal de Los Albardales sepultado por una gran escombrera

Los Albardales, es un valioso carrizal del municipio madrileño de San Martín de la Vega, (Madrid), que esta siendo sepultado por el ayuntamiento de esta localidad con toneladas de escombros.
Este carrizal, situado a menos de 1km del rió Jarama, se inunda con las aguas de riego sobrantes de los maizales situados en parajes de mayor altitud, así como por las aguas procedentes del acuífero subterráneo.
La mencionada escombrera ha hecho desaparecer ya una gran parte del carrizal y continúa avanzando gradualmente hasta que termine por sepultarlo en su totalidad.
Debido a su gran valor ornitológico, este carrizal estaba declarado por el ayuntamiento como “Reserva Ornitológica de Los Albardales”, siendo gestionado por SEO/BirdLife.
Acogía numerosas especies de aves acuáticas a lo largo del año, así en él se podían observar el ánade azulón (Anas platyrhynchos), la avefría común (Vanellus vanellus), la cigüeñuela común (Himantopus himantopus), la garcilla bueyera (Bubulcus ibis), el andarríos chico (Actitis hypoleucos), la focha común (Fulica atra), la gallineta común (Gallinula chloropus), aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus), y pequeños pájaros palustres, como el carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus), la buscarla unicolor (Locustella luscinioides), el buitrón (Cisticola juncidis), el ruiseñor bastardo (Cettia cetti), el bigotudo (Panurus biarmicus), etc.
Con el carrizal casi desaparecido, solo las especies más adaptables están presentes en la actualidad, aunque no por mucho tiempo.
En cuanto a la flora que actualmente cree en este carrizal venido a menos, destaca la población de malvavisco loco (Lavatera triloba), malvácea endémica de Iberia y el Magreb. La importancia de esta planta radica sobre todo, en ser la única planta nutricia de un insecto endémico amenazado de extinción, el escarabajo–avispa español (Neoplaginotus marcae).
Con el avance paulatino de la escombrera, otra población más de malvavisco loco esta condenada a desaparecer del centro peninsular y con ella una nueva oportunidad para conservar otra población del amenazado escarabajo–avispa español, a pesar de que dicho carrizal se encuentre teóricamente protegido, al estar ubicado en el interior del Parque Regional del Sureste.